Patrimonio

Compartir
Vota:
San Aventin

San Aventin

PATRIMONIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO

Históricamente Bonansa se encontraba en un importante cruce de caminos entre la península ibérica y la Galia, entre los pastos del pirineo y las zonas llanas de Lleida o Huesca. Y siempre en una zona de frontera, de frontera entre religiones, condados, obispados, lenguas y comunidades autónomas.

La prehistoria.

Esta situación ha hecho que sea un lugar donde con presencia humana desde la prehistoria, como demuestra el Dolmen de Santa Llúcia, un enterramiento megalítico cercano a la ermita del mismo nombre. No lejos, en el valle del Isábena se encuentran algunas pinturas rupestres.

Los Romanos.

Quedan en Bonansa vestigios de la civilización romana, algunos historiadores aseguran que una calzada romana, entre Hispania y la Galia, atravesaba el municipio, permaneciendo  de ella la Font Vella, la antigua fuente dónde los bonansines se surtían de agua antes de la traída de las aguas al pueblo a principios des s.XX.

Las Iglesias y ermitas: El románico.

En los Pirineos se encuentra unas de las más importantes muestras del arte románico en el mundo, conjuntos de ermitas, monasterios, iglesias, catedrales, tallas y retablos únicos.

Cerca de Bonansa se encuentran una de las muestras más curiosas de este arte, el conjunto de iglesias románicas de estilo lombardo del Valle de Boí, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También encontramos rodeando el municipio los importantes monasterios románicos de Obarra y Alaó, que junto con el desaparecido monasterio de Lavaix servían de la puerta de entrada a las cuencas altas del Noguera Ribagorzana y el Isábena. Los pasos hacia el Valle de Arán y Francia.

Y digna de mención es la Catedral de Roda de Isábena, sede del obispado de Roda y centro político de la Ribagorza durante la edad media.

Ya en el municipio encontramos un magnífico conjunto de ermitas e iglesias, que pertenecieron a tres obispados diferentes durante siglos, muchas de ellas de arte románico y que constituyen las más valiosas obras del patrimonio de Bonansa.

En Bonansa ,cerca de la plaza se encuentra la fuente y la iglesia parroquial de Santa Coloma, de origen románico y ampliada y reformada en el s.XVIII de la que lo mas destacable es su portada, que probablemente procede de otra iglesia románica ya desaparecida en Bonansa, dedicada a San Pedro, documentada hasta finales del s. XVIII.

Dominando el pueblo y sobre una colina, se levanta la ermita de San Aventín, del s. XI, obra que responde a las características habituales del románico rural, en arenisca roja de la zona con portada y alero biselado de tosca y tejado de losa a doble vertiente. Junto a ella se encontraba una fortaleza que posiblemente fuera el origen del pueblo de Bonansa.

Cerca del pueblo de Bonansa, en el camino que va hacia Bibiles, se encuentra la ermita de San Roque, s.XII-XII, reformada en el XVI y magníficamente rehabilitada en 2009.

En Bibiles encontramos la iglesia parroquial de San Ginés que luce portada adovelada, no tiene estilo definido.

En el monte a 1.700 m de altitud, se encuentra la ermita de San Salvador de estilo románico del s. XII, de la cual procede un conjunto de estatuillas de dicho siglo, que se exhiben en el museo de Arte de Cataluña.

En Cirés su iglesia parroquial, dedicada a San Cristóbal, es de origen románico del s. XII con añadidos y reformas que en su mayoría corresponden al s. XVIII.

En el monte está la ermita de San Bartolomé, románico popular del siglo XII, de nave única y ábside semicircular encarado al oriente.

En Espollá de la capilla de San Miguel de los s.XI-XII, obra de construcción románica, lamentablemente solo quedan las ruinas.

En Gabarret la iglesia parroquial, dedicada a San Pedro, es de estilo románico popular del siglo XII, tuvo espadaña de doble hueco y aunque está en avanzado estado de deterioro aún se conserva el ábside.

También en Gabarret se encontraba la ermita de Sant Serni, documentada desde el s.XII y hoy desaparecida.

En Buira destaca la iglesia dedicada a San Hilario, obra del s. XIII con numerosas modificaciones posteriores, de ella procede el bello frontal San Hilario s. XII, de gran calidad en madera tallada y policromada que representa a san Hilario que está depositado en el Museo Diocesano de Lleida, así como la magnífica Arqueta de Buira con relieves en estuco policromado del s. XIV.

En La Torre de Buira se encuentra en estado ruinoso la iglesia de San Clemente.

Siguiendo una pista que parte del pueblo podemos hacer una visita a la ermita de la Virgen de la Mola, también de origen románico y reformada en el s. XVII. Su ubicación en la cima de un monte a casi 1.400 m. de altitud, nos ofrece unas maravillosas perspectivas sobre el Pirineo Central y el valle del Noguera Ribagorzana.

Las casas, fortalezas núcleos e industrias.

De entre todas las casas de Bonansa destaca, Casa Navarri, documentada desde muy antiguo y catalogada como bien de interés. Según cuentan, fue reconstruida con piedras de las ruinas del Castillo de Pegá, allá por el siglo XVI. Situada en la plaza mayor es una gran casa semi-fortificada, con una capilla cuyo retablo se encuentra en Estados Unidos. Como curiosidad fue la casa natal de Joaquín Maurín, escritor y político que dedico su vida a la clase obrera como pone en la placa de la fachada y que fue fundador del POUM.

En lo alto de la montaña de Pegá, una impresionante formación rocosa, se dominan tanto el término de Bonansa, el valle del Isábena, el valle de Castanesa y el valle de Barrabás. En ese lugar estratégico se encuentran las ruinas del Castillo de Pegá. Algunos historiadores dicen que tuvo origen romano, pero lo que es seguro es que fue de gran importancia durante la edad media, primero como frontera entre cristianos y musulmanes y luego como centro político y administrativo del pago Ripacurciense, uno de los distritos de la marca hispánica. El castillo está documentado desde muy antiguo.

Los núcleos del municipio, Bonansa, Bibiles, Cirés, Gabarret, Espollá, Buira y La Torre, constituyen una de las mas bellas expresiones del patrimonio humano de estas tierras. Se trata de pueblos y lugares de casas soleadas, de mampostería de piedra con magníficas puertas y ventanales, calles empinadas, fuentes, iglesias, túneles, plazas, jardines, huertos y árboles centenarios que convierten en una auténtica delicia pasear por sus calles.

Cerca de Bonansa, en el camino hacia Cirés y Pont de Suert, se encuentra el antiguo molino de origen medieval, la Mola de Navarri, que da nombre al barranco más importante del municipio, el Barranc de la Mola.

Los paisajes.

Puede que lo más impresionante de Bonansa sean sus paisajes. Enclavado en los Pirineos el municipio posee una gran belleza natural, que junto con la modelación y el cuidado que los habitantes del lugar han dado lugar a un paraje precioso.

Los verdes campos cultivados desde tiempos inmemoriales, los bosques que tornan en millones de colores en otoño, las cumbres nevadas y los preciosos arroyos y fuentes constituyen un paisaje de indudable belleza.

La gran variedad de fauna y flora de montaña hace a estos parajes un lugar ideal para los amantes de la naturaleza. En los cielos las aves vigilan atentamente los acontecimientos en el suelo, entre ellas, el majestuoso y escaso, el quebrantahuesos.

Tanto desde los altos de la sierra de Sis como la virgen de la Mola, la Cruz de Bonansa o la Cucurulla; como desde el alto de Santa Llúcia o el de Castarmuy, o desde Buira, se pueden ver unas de las más espectaculares vistas del Pirineo, sus montañas más altas, sus abruptos valles y las reservas de agua.

 

 

Contenido multimedia

  • Bonansa

    Bonansa

  • Virgen de la Mola

    Virgen de la Mola


Áreas

C/ La Costera, 3 - 22486 Bonansa (Huesca) Tel. 974 554 009 - Fax 974 554 010 - ayuntamiento@bonansa.es

 

 


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

C/ La Costera, 3 - 22486 Bonansa (Huesca) Tel. 974 554 009 - Fax 974 554 010 - ayuntamiento@bonansa.es